NO HAY VUELTA ATRÁS

Estaba en uno de esos momentos de la vida en que se mira atrás y sólo se ve como pasa el tiempo y que ha desperdiciado la vida., su cabeza era un hormiguero de preguntas, de frustraciones. Como la mayoría de las personas llevaba una coraza que enseñaba sólo su cara amable y desenfadada .

El amor lo había vivido, ahora creía que solo quedaba camaradería , amistad , cariño……….echaba de menos esas mariposas en el estómago, las palpitaciones del corazón, el no vivir nada más que para la otra persona………..eso había pasado ya y lo quería revivir. Nada de lo que había hecho con su vida le importaba, tampoco le importaba mucho que hacía actualmente, sólo quería volver a tener mariposas.

Intentaba encontrar algo que le llenara la vida, las salidas se le hacían difíciles, su vida era pura rutina, quería vivir , sentir cada mañana que el corazón le latía, tener ilusión en afrontar el DIA porque ese día debía de ser vivido con intensidad, pero solo encontraba al final de sus pensamientos una puerta de acero brindada que era imposible abrir.

Sin darse cuenta, sin premeditarlo empezó a vivir una vida ficticia que le gustaba ¡ vaya si le gustaba!, volvía a vivir la adolescencia o juventud de otra manera, con la experiencia que le habían dado los años y la ilusión de una dieciochoañera. Sólo contaba con un arma, pero un arma poderosa: una pantalla y la tecnología que apenas dominaba, pero poco a poco fue adquiriendo experiencia, aquí se formó un mundo , un mundo que le hubiera gustado vivir,- pero en el tiempo no hay marcha atrás- , este arma que tenía a modo de túnel del tiempo estaba dirigida por la palabra, sólo contaba con ellas para llevar a cabo sus sueños.

Esto para ella fue como el “elixir de la juventud y de la felicidad”, empezó a sentir cosas que ya había olvidado, a sentir que su piel tenía terminaciones nerviosas, se sintió otra persona, otra persona con una vida  que le hubiera gustado vivir.

Había palabras que habían sido borradas de su vocabulario, palabras que estaban olvidadas en un rinconcito de su cerebro, latentes, esperando la oportunidad para salir, su mente adormecida por la rutina despertó, se volvió ágil , imprevista, inventaba historias magnificas, dignas de cualquier novelista. En toda esta historia ficticia también había dolor, un dolor intenso de ver como no podía ser la persona que había fabricado, de ver que nunca podría vivir su sueño, sólo estaba escrito en una pequeña pantalla, no podía, era imposible; soñaba a menudo con el encuentro con la otra persona que estaba al otro lado del espejo de su pantalla- al igual que lo hiciera Alicia en el país de las maravillas-,pero este encuentro no podía ocurrir, no podía presentarse como la otra persona que había fabricado, aunque en el fondo eran la misma, sentían igual, pensaban las mismas cosas, pero el envoltorio era diferente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en RELATOS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s