SIMONE DE BEAUVOIR

Beauvoir_Simone

El nombre de Simone de Beauvoir representó, para muchas mujeres del pasado y aún cercano siglo XX, el símbolo de la mujer contestataria y militante del movimiento feminista en unos momentos cruciales de acontecimientos históricos y culturales de la vida cotidiana de Francia. En su vida confluyeron dos facetas que se identificaron entre sí a través de su personalidad: la de mujer invitando a la emancipación femenina y la de escritora cuya obra será tema de polémica en los medios literarios del momento con sus defensores y detractores de una mujer con una fuerte personalidad y que marcó un antes y un después del momento en el que se dio a conocer.

La vida de Simone de Beauvoir se la puede identificar sobre todo a través de una parte de su obra reconocida como “memorias” de sus vivencias y experiencias y de sus reacciones diferentes de acuerdo con el momento vivido. Memorias en las que el elemento heredado junto con el vivido dan como fruto sus “Mémoires d’une jeune fille rangée” en un primer momento y que, conforme su vida va transcurriendo y va evolucionando en su manera de pensar y de actuar frente a situaciones tanto familiares como del entorno social en el que se desenvuelve y que dará como fruto el descubrimiento de su faceta como escritora lo cual se manifestará en  “La force de l’âge”. Época de años oscuros pero tambien alegres en los que conocerá a Jean Paul Sartre, que será su compañero en el futuro y con el que formará una de las parejas más representativas de la vida literaria de Francia, para llegar tras la madurez a una última etapa de su vida en la que hace balance hasta el año 1972 en un “Tout fait compte” en el que se resumen sus experiencias mezclándose lo autobiográfico con lo anecdótico.A los 17 años empieza a rechazar de forma violenta todo lo aprendido en su infancia. Ante la lectura de sus Memorias podemos ver cómo poco a poco la imagen a la que tenía acostumbrada a su familia irá desvaneciéndose y sus observaciones se van decantando al lado más negativo de su entorno familiar. Años más tarde en la correspondencia mantenida con Nelson Algren empleará términos que rayan en la crueldad al describir a sus padres.Esta carta es sólo una pequeña muestra de odio visceral que su familia y su entorno le van a producir a partir de la adolescencia, convirtiénodse en una joven solitaria e insociable, permaneciendo al margen de la buena sociedad francesa del momento. Para luchar contra el aislamiento, Simone comienza a escribir un diario íntimo en el que analizará su situación, manteniendo un diálogocon ella misma para escapar de la soledad en la que se ve. Asi se desdobla creando un personaje, una joven a la que convierte en su confidente. A pesar de este aislamiento,reconoce que al escribir sus impresiones comprueba su superioridad creando un crocosmos en el que ella es la única protagonista. A los 18 años escribew su primer ensayo literario cuya protagonista tiene muchos rasgos en común con ella.

A partir de este momento la literatura va a desempeñar un papel  importante en la vida de Simone, convirtiéndose ésta en vía de transmisión de sentimientos. Descubre a escritores como Gide, Paul Claudel o Francis Jammes,  que expresan a través de sus obras lo mismo que ella está intentando en sus comienzos como escritora, dando así un sentido a su existencia y estableciendo entre los escritores descubiertos y ella una relación en la que va a ir sustituyendo sus lecturas religiosas por otras en las que descubre su verdadera vocación por la literatura.

A partir de este momento Simone sabe lo que quiere hacer de su vida. El momento elegido es propicio para introducirse en un nuevo ambiente para ella como es el que encuentra en Montparnasse, donde artistas, intelectuales franceses y extranjeros se dan cita con pintores y escritores que preconizan un tipo de vida de ambiente más liberal que el que conocía Simone. La austeridad de la vida que hasta entonces había llevado va a cambiar y siente una necesidad imperiosa de relacionarse con personas que charlan en las terrazas de los cafés, siente que ese es el mundo al que a partir de entonces quiere pertenecer.

De igual modo considera que ha llegado el momento de enamorarse y su atención va a centrarse en su primo Jacques, al que admiraba desde su infancia,  y que va a ser su introductor en el mundo del arte acompañando a Simone y a su hermana Hélène a múltiples exposiciones de pintores que en esos momentos hacían furor con sus obras pictóricas. Así Simone va a conocer la pintura de Picasso, Matisse o Braque. Jacques la acompañaba también a los sitios de vanguardia del mundo intelectual parisino y asistiendo a estrenos de acontecimientos culturales como al estreno del  ballet de “Romeo y Julieta”, de Serge Diaghilev.

Sin embargo, la relación con Jacques va a ir disipándose conforme Simone va profundizando en su manera de ser, que no resulta todo lo gratificante que ella esperaba de una posible relación amorosa, y todo el sentimiento que experimentaba hacia Jacques se va a volver en un odio exacerbado.En Marzo de 1926 Simone obtiene su Certificat de Literatura  y en Junio el de Matemáticas y el de Latín, materias en las que Simone no está interesada, y es en ese momento en el que una de sus profesoras, Mlle Mercier, anima a Simone a que inicie sus estudios universitarios de Filosofía, y con 20 años se introduce en el ambiente estudiantil, en el que encuentra una clara escisión entre los estudiantes de costumbres liberales y los “talas”, denominación aplicada a los estudiantes que todavía están impregnados de costumbres cristianas de sus familias. En ese ambiente conocerá nuevos amigos y compañeros, sin abandonar tampoco a amigos de la infancia como Elisabeth Mabille, a la que Simone llama Zaza y a la que conoce desde la infancia.El año 1929 va a ser un año decisivo en la vida de Simone y en él van a confluir acontecimientos que marcaron definitivamente su existencia: la muerte de su amiga Zaza y el encuentro con Jean Paul Sartre, que se convertirá con el tiempo en el compañero de lucha y de todo tipo de experiencias, unas mejores que otras.

La felicidad .para ella. es la que ha encontrado en Jean Paul Sartre, el cual, al igual que le sucede a Simone, quiere darle un sentido a su vida gracias a la literatura. Así pues, Jean Paul Sartre resulta ser para Simone el hombre perfecto, en el que confluyen todas las virtudes que la harán feliz.

Gracias a Sartre, Simone de Beauvoir penetra en el mundo de los intelectuales de los años treinta, siendo una de las pocas mujeres a las que el universo cerrado de la intelectualidad parisina del momento acepta.

Sartre es profesor de filosofía y su concepto de existencialismo ya lo manifiesta en los artículos publicados en “Les Nouvelles Littéraires” y en sus conferencias,y Simone empieza a hacer uso de la libertad existencial que la lleva a renunciar a su familia y a sus amigos, adaptándose al mundo real eligiendo un nuevo sistema de vida que toma como base su encuentro con Sartre. Poco a poco va quemando etapas y despejándose en ella todas las dudas que hasta el momento la habían atormentando en su fuero interno. Decide convertirse en una intelectual y consagrar su vida a su trabajo, pero sin renunciar a su libertad.

De esta manera, y sabiendo del genio de su compañero, Simone pone su destino en las manos de Sartre, quien ve en esta joven un futuro prometedor dentro del campo de la literatura.

Sin embargo, Simone no se entrega de manera inmediata a la escritura, y prefiere aprovechar el momento de liberación que está empezando a vivir. La vocación de escritora conlleva también algo muy importante para ella: su desarraigo del mundo burgués al que había pertenecido durante una gran parte de su anterior vida en su entorno familiar; en ningún momento pierde su sensibilidad en el nuevo ambiente, combinándola con su concepto de mujer intelectual, justificándose a lo largo de sus memorias, por un lado en  Mémoires d’une jeune fille rangée” y por otro en “La force de l’âge”, como mujer escritora,  mostrando la dificultad de las mujeres para encontrar un sitio dentro de la élite intelectual del momento.Por otro lado, es el momento en el que comienza a identificarse con la literatura llamada “engagée” y participa en la fundación de la revista “Les Temps Modernes”, en la que se defiende el existencialismo en el campo de la moral. Su itinerario se hace a partir de ahora inseparable del de Sartre.Para llevar a cabo esta ideología, se hace patente la necesidad de compartir tanto su faceta intelectual como la sentimental y progresista comprometida con la situación política francesa del momento, y su interés por la literatura va a dar paso al existencialismo integrándolo en el marxismo, siendo consciente de la importancia de los acondicionamientos sociales. En sus conversaciones profundizan en sus ideas y Simone confiesa que Sartre es “un merveilleux entraîneur intellectuel”. Hablan de todo: desde temas domésticos o banales hasta problemas filosóficos,  aprendiendo cada día cosas nuevas uno del otro.

Para llevar a cabo esta vida con sentimientos tan compenetrados, la pareja  incluye tanto sus inquietudes de intelectuales con las de la política, en las que también coincidirán.

Simone, socialista hasta 1950, se unirá a los comunistas en esa fecha hasta 1956, participando en el movimiento por la independencia de Argelia. A partir de 1968 encabezará las manifestaciones feministas que surgirán en Francia  en esos años.

Durante todo este tiempo Simone permanecerá fiel a Sastre. En su segunda autobiografía, “La force de l’âge”, que corresponde a los años vividos desde su encuentro, Simone desde el principio narra la historia de sus primeros días de relación utilizando desde el comienzo “nous” dando de esa manera una categoría de mayor intimidad entre ambos.Simone confía plenamente en su compañero y éste la va a animar a escribier plasmando sobre el papel todos los sentimientos íntimos y profundos que guarda en su interior.

Van a pasar diez años desde el encuentro con Sartre y el comienzo de la redacción de obra de Simone “L’Invitée”, y durante todo este tiempo la relación de la pareja cada día se ha ido afianzando. Una relación que durará hasta la muerte de Sartre. En ese momento, Simone es una mujer a la que la vida ha endurecido y ha moldeado un carácter en ella de “femme revoltée”, que nada tiene que ver con el carácter y la personalidad de aquella “jeune fille rangée” de sus comienzos.

Convertida en una escritora afamada, aportará a la literatura francesa del siglo XX su obra, fruto de su vocación que desde su niñez ya se manifestaba en ella a través de pequeños diarios en los que ya expresaba sus sentimientos. Sin embargo, esta fama no hará de ella una mujer engreída por su éxito.A partir de “L’Invitée” saldrán de su pluma obras merecedoras de premios literarios como “Les Mandarins”, Premio Goncourt, pasando por “Le Deuxième Sexe”, cuya publicación causó fuertes reacciones en su momento por el carácter de inconformismo, llegando hasta su “Cérémonie des Adieux”, homenaje a Sartre a la hora de su muerte, en la cual no habla del escritor sino de sus vivencias, del día a día, de su relación desde sus días de juventud hasta la vejez, y la hora de la muerte de su compañero, que implica la dura separación y el fin de una curiosa relación de cincuenta años en la que, a pesar de la absoluta identificación entre ellos, no compartieron nunca el mismo techo, haciendo uso ambos de su libertad y sin otro fin que el de compartir una mutua necesidad del uno por el otro, lo que les permitió lograr una perfecta simbiosis.Sin embargo, y a pesar de la relación tan  estrecha y profunda que existió entre Simone de Beauvoir y Sartre, hubo un tiempo en el que Simone se enamorará profundamente de una tercera persona y conocerá el sentimiento del amor a un nivel completamente distinto al experimentado hasta ahora respecto a Sartre. Esto sucederá a raíz del viaje que ésta efectuará a América para dar unas conferencias sobre los problemas morales del escritor de la posguerra.

Su gira de conferencias la lleva hasta Chicago. Para Simone esta ciudad era un mito y ya el oír su nombre la fascina. En Nueva York, Mary Guggenheim  le había dado la dirección de Nelson Algren, un escritor importante y periodista, amante de la polémica y poeta en algunos momentos. Desde su primer encuentro el amor va a surgir entre ellos. Es un nuevo sentimiento que Simone desconocía hasta ese momento. Nelson Algren se convertirá en su gran amor que con el tiempo resultará imposible. Simone regresará a Francia. Fue un adiós, una despedida muy distinta a la que Simone dirigirá en su día a Sartre en su “Cérémonie des Adieux”. A partir de ese momento la relación de los dos amantes será a través de una correspondencia en la que ambos manifiestan los más fuertes sentimientos de amor. Simone reconoce a través de las cartas que no puede vivir sin él: “jamais je ne viellirai, jamais je ne mourrai tant que vous me donnerez votre amour”, y al mismo tiempo hace proyectos para una futura vida en común, en la que ella acepta un papel de ama de casa corriente que friega los platos y barre la casa, dejándole a él el papel de cocinero.

Un nuevo viaje va a reunir a la pareja y juntos recorren los lugares que Simone quiere conocer, entre estos el Mississipi, ante el que se maravilla por su espectacularidad. Son unos días de gran felicidad. Sin embargo, la fuerte personalidad de Simone hace empequeñecer a Nelson, como sucediera un siglo antes en la relación de Musset con Georges Sand. El regreso de Simone a Francia marcará el comienzo del fin de su relación. Inútiles fueron los intentos de un nuevo acercamiento de Nelson hacia Simone. Poco a poco va primando el trabajo de Simone en Francia con la presencia de Sartre en todos sus proyectos. Finalmente Nelson viajará a París en último intento de recuperar a Simone. Pasan unos días en París, recorriendo los lugares que Simone frecuenta habitualmente. Es la época del existencialismo, y Simone le presenta a los amigos con los que se relaciona: Boris Vian, Giacometti, Genet.

Aparentemente, la relación de la pareja se va fortaleciendo, y llega una nueva separación. Simone está segura de su regreso al año siguiente. Sin embargo la presencia de Sartre es más fuerte que el amor que puede sentir por su amante americano. En una carta le intenta explicar a Nelson el lugar que ella ocupaba en la vida de Sartre. Nelson comprenderá que, de continuar la relación con Simone, nunca será el primero ni tampoco el único en su vida. De esta manera los dos amantes terminan su relación. Simone se limitará a la inclusión de Nelson en “Les Mandarins” bajo el nombre de Lewis.

Todo este episodio de la vida de Simone va a ser conocido más tarde por el público. Precisamente, a raíz de esta publicación lo que una vez más Simone de Beauvoir va a ser es tema de conversación, ya no sólo en los ambientes intelectuales sino también entre sus lectores, que verán en Simone una mujer con los mismos sentimientos que todas. Esos sentimientos están narrados en sus Memorias, consideradas como la base para el conocimiento de esta escritora, que con su personalidad empujó a la rebeldía de muchas mujeres que en el siglo XX se sentían discriminadas, ayudándolas a la emancipación que se ha ido casi logrando en los albores del siglo XXI.

Como ya hemos visto, la vida de Simone fue evolucionando de acuerdo con los acontecimientos y situaciones vividos desde su infancia burguesa hasta su integración con los años en una sociedad muy alejada de la vivida por ella anteriormente. Todo este proceso lo tenemos descrito en sus “Mémoires d’une jeune fille rangée” hasta en su “Tout compte fait” pasando por “La force de l’âge”. A través de estas “memorias”, especie de resumen de su vida, Simone de Beauvoir imagina su pasado como una sucesión de presentes, queriendo transmitir una imagen sincera de su pasado.

El factor tiempo está estrechamente medido a lo largo de la lectura las “Mémoires d’une jeune fille rangée” y de “La force de l’âge”, conforme va transcurriendo su vida aceptando o rechazando elementos que forman parte de su personalidad, a modo de estudio existencialista y sus sucesivas transformaciones.

Paralelamente a sus actividades, Simone de Beauvoir se lanza al mundo del feminismo. Su actividad no decae y se integra en el mundo de las reivindicaciones de las mujeres frente al sometimiento al hombre que éstas estan sufriendo.

En Junio de 1949 la publicación de “Le Deuxième Sexe” recibirá todo tipo de críticas. Simone elige como formula publicitaria de la obra la de “la femme, cette inconnue”. La polémica está servida, y tanto en el público conservador como en el sector más liberal la indignación es absoluta, y la revista Paris-Match publica una foto de Simone en un Café de Saint- Germain- des- Près criticando su manera de vestir, muy diferente a la moda parisina del momento.

En la publicación de “Le Deuxième Sexe” se va a representar el tipo de mujer que desea la emancipación y cambiar su destino. A pesar de haber sido incluido en el “índice” de obras prohibidas, el tiempo se encargaría de responder a todas las críticas de este libro, que está considerado como la piedra angular del movimiento mundial de la liberación de la mujer.

Simone de Beauvoir se ha convertido en una “femme revoltée”. A partir de ahora su vida constituirá un continuo ir y venir de viajes a lugares como China,  conferencias, encuentro con mujeres de distintas nacionalidades, etc.

Por otro lado, acontecimientos políticos en los que Francia tiene un papel importante entristecen el ánimo de Simone. La guerra de Argelia es una realidad y ella se siente impotente ante la realidad. Su etapa de lucha en la política comienza. Participa en manifestaciones antifascistas, en conferencias a los estudiantes. Todo intento de imponer sus criterios contra el sistema resultará infructuoso, y muy a pesar suyo De Gaulle es declarado Presidente de la V República.

Esta nueva situación política va a hacer que en Simone se avive la necesidad de rebelarse una vez más, y comienza una época difícil en su vida. Para ahuyentar de ella estas inquietudes, acepta acompañar a Sartre a un viaje a Cuba, y allí conocerá a Fidel Castro y al Che Guevara. Se la recibe con entusiasmo y todo el mundo quiere saber su opinión sobre la revolución. A su regreso a Francia una agradable sorpresa le aguarda: Nelson Algren ha venido una vez más a verla y a intentar una vez más que su relación se reanude. Es tarde. Simone tiene sus prioridades, entre las que se encuentran Sartre, la literatura comprometida y la lucha en la política. Definitivamente ha llegado el final de su relación. Nelson Algren no se lo perdonará nunca y hasta la víspera de su muerte manifestará su odio hacia la mujer que tanto había amado. Testigo de este amor es la correspondencia existente entre la pareja Beauvoir – Algren, que los seguidores de Simone hemos podido conocer una vez publicadas en contra de la voluntad de Nelson Algren.

La publicación de “La Force de l’âge” va a ser acogida por parte del público con un enorme éxito. El segundo volumen está dedicado a Sartre y  comprende la época desde 1929 a 1944. La personalidad de Simone, su postura ante la política, sus viajes y su triunfo por todas partes la sitúan en el centro de atención del círculo del París de la intelectualidad. Desde ese momento su personalidad va a adquirir un enorme protagonismo y su presencia será solicitada tanto en las manifestaciones literarias como en las políticas. Sus viajes se suceden y por un tiempo se instalan en Roma. Después vendrán Rusia y Checoslovaquia. Precisamente será en Praga donde le comunicarán la muerte de su madre. Françoise de Beauvoir morirá el 24 de Octubre de 1964. Para Simone desaparece la figura de una mujer que en la última etapa de su vida se había convertido en su  modelo; Simone se veía reflejada en ella en su manera de afrontar la vida. Una vez más, la “femme revoltée” va a retroceder en el tiempo en el que aún se consideraba “jeune fille rangée”, y en “Une mort très douce” va a evocar la figura de su madre manifestando con rabia y dolor su concepto de la muerte: “cette violence indue” “cette aventure brutale”.

A partir de este momento, Simone comienza a reflexionar sobre la vejez, ya que la ve un poco más cercana. En 1970 publica “La Vieillesse”. Sin embargo, y hasta que esto suceda, Simone aún se considera lo suficientemente fuerte como para abandonar la lucha, y continúa participando en cualquier acto de exaltación de la condición femenina, al igual que funda una sección en “Le Temps Modernes” con el fin de denunciar toda explotación de la imagen de la mujer en los carteles publicitarios, en los programas de la radio y de la televisión. Igualmente acude a las manifestaciones de carácter político.

Simone de Beauvoir, en esta etapa de su vida, va a identificarse con las reivindicaciones de los jóvenes universitarios, que se manifiestan contra la guerra de Vietnam solidarizándose con las víctimas de la guerra.

El último volumen de las memorias de Simone de Beauvoir aparecerá en 1972 y en él hace un balance de su vida. Habla de sus amigos, de sus lecturas, de cine ,de arte y de sus viajes. Es la despedida de la escritoa como tal. No obstante, seguirá luchando por la solidaridad humana y el respeto de la libertad del individuo, y por supuesto del lugar de la mujer, para lo cual funda la “Ligue du droit international des femmes”, influyendo incluso en el Ministerio de Asuntos de la Mujer, que la nombra encargada de la Comisión sobre mujer y cultura, lo que la lleva a reunirse los sábados con la Ministra de derechos de la mujer.

Las  ideas de Simone de Beauvoir van a llegar a todo el mundo y por todas partes empiezan a proliferar los Centros “Simone de Beauvoir”. Simone, como promotora de las ideas de emancipación femenina, será una triunfadora. Modelo de mujer liberal y liberadora de la condición femenina, permanecerá fiel a la relación con su compañero Jean Paul Sartre. A la muerte de éste una sencilla “Cérémonie des Adieux” se iba a convertir en el adiós definitivo a la persona que mejor supo comprenderla.

Hoy en día la influencia de Simone de Beauvoir sobre ideas y costumbres es más directa que la de Sartre. La emancipación de la mujer parece haber sido su ideal de lucha. Sin negar la diferencia biológica, denuncia todo un sistema en el que existe un sexo dominado y un sexo dominador. Quiere, tanto para los hombres como para las mujeres, la igualdad de oportunidades, y la verdadera emancipación de la mujer la sitúa tanto en el plano del trabajo como en el de la sociedad. Cada persona debe elegir su propia vida.

Estas ideas fueron criticadas en su momento tanto por hombres como por mujeres conservadoras, que apenas comienzan a admitir que una mujer pueda dedicar su vida a la vez al amor, al estudio, a la política y a la literatura.

La historia de amor Sastre – Beauvoir es una de las más desconcertantes de la literatura. Es una relación revolucionaria para el momento en el que la vivieron. Sin embargo, hoy en día es del todo admisible esta posibilidad entre personas que basan su relación en un mismo proyecto de vida, sin que para ello haya que servirse de otros sentimientos más íntimos.

Simone de Beauvoir. Una “jeune fille rangée” que las diferentes etapas de su vida la condujeron a terminar siendo una “jeune femme révoltée”.

 NOTA: ESTA SEMANA (PARA LOS DE MURCIA,jeje)HAY UNAS JORNADAS SOBRE SIMONE DE BEAUVOIR MUY INTERESANTES………..si podeis , ir

Anuncios
Esta entrada fue publicada en HISTORIA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s