HAMBRE EN EL MUNDO

En el mundo hay hambre y también hay responsables. La propuesta capitalista global está en crisis. La concentración de la riqueza sigue aumentando, mientras la gente se muere de hambre. La realidad es insultante: hay 862 millones de pobres del mundo desnutridos, o personas que sobreviven con menos de dos dólares al día, gran parte de las cuales habita en países en vías de desarrollo. Este es el punto de partida dramático de la cumbre mundial de la FAO que se inició el 3 de junio, en Roma, y que conluye, sobre el tema "Seguridad alimentaria mundial: los desafíos del cambio climático y de la bioenergía". Si el objetivo puesto por la ONU en 1996 era bajar para 2015 a la mitad la cantidad de pobres de todo el planeta, pasando de los 800 millones de entonces a 400 millones, hoy el cuadro es negativo. No sólo se está lejos del objetivo sino que en las últimas estimaciones los 862 millones de personas desnutridas a nivel planetario demuestran que la crisis es verdaderamente sin precedentes. El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon subrayó algunas prioridades, como establecer la necesidad de producir más alimentos incrementando en un 50% la producción para 2030, para así hacer frente a la demanda.

También puso de relieve la importancia de no realizar acciones puramente asistenciales, ya que provocan el fenómeno de la especulación en el mercado, por lo que son necesarias las iniciativas de hermandad entre países ricos y países en vías de desarrollo. Moon recordó que en 2015 la población mundial llegará a 7.200 millones de personas, por lo que es necesario actuar rápidamente. Un reciente informe de la FAO establece que hay 22 países particularmente vulnerables a causa del alto porcentaje de hambre crónica entre la población (más de 30%) así como del hecho de que son importadores netos de alimentos y energía. Entre los más golpeados por la crisis están Eritrea, Niger, Islas Comore, Haití y Liberia. Entre las acciones inmediatas para afrontar la grave crisis actual, la FAO establece que es urgente incrementar la producción alimentaria local. Las intervenciones deberían incluir la distribución de semillas, fertilizantes y alimento para ganado a los pequeños campesinos, mediante bonos o subvenciones. Según la agencia de las Naciones Unidas, un programa de este tipo, si se realiza de manera eficaz, puede incrementar la oferta en los países pobres y, en consecuencia, la disponibilidad de alimentos, y puede además aumentar la ganancia de los pequeños productores y reducir el aumento de los precios a nivel del mercado local.

El escenario de la FAO volvió a mostrar tensiones entre Estados Unidos y Brasil. La potencia militar del norte buscó acorralar a Lula, acusándolo de que la práctica de los biocombustibles ha provocado el aumento de los precios de los alimentos, generadores de la hambruna. Por su parte el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, en cuyo país se ha usado la caña de azúcar para producir etanol, que impulsa automóviles y camiones, consideró "temible ver intentos de establecer una relación de causa a efecto entre los combustibles y el aumento en los precios de los alimentos", `por lo que dijo:  "Me ofende ver que se alcen dedos acusadores contra la energía limpia de los biocombustibles, dedos manchados de petróleo y carbón". La reunión de la FAO ha demostrado que el capitalismo está ante una nueva fase de acumulación de riquezas, donde ya no sólo expulsa a millones de seres humanos, por día, a la desocupación sino que los mata de hambre, mientras que le cierra las puertas a nuevas formas de generación de energía como las que propone Brasil, a partir de la caña de azúcar, verdadera alternativa al negocio especulativo del petróleo. Este mundo que ha descubierto el genoma humano, de desarrollo permanente de tecnologías altamente calificadas, parece volver a los años 1315 y 1317 en Europa, cuando se sufrió una de sus mayores crisis, que provocaría millones de muertos. Un tiempo inusualmente húmedo y frío trajo consigo unos años de cosechas escasas y cultivos podridos. La escasez de alimento produjo una hambruna generalizada que parecía no acabarse nunca, mientras la criminalidad ascendía y las oraciones parecían no surtir efecto. Fue tal el nivel de desesperación que muchos cronistas recuerdan casos de canibalismo.

Fué terrible lo de ayer, mucho más terrible lo de hoy.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ACTUALIDAD. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a HAMBRE EN EL MUNDO

  1. ALEXIS dijo:

    Hola Ranita ¿como van las cosas por tu charco? me alegra que fuera de tu gusto la canción escogida para mi ultima entrada, y puedes creerlo pues en verdad; no es por mi, pues a mi ya me gustaba, es por ti, que si te agrada esta música demuestra una ranita culta y republicana, tienes razon en todo y cuanto manifiestas, fijate hasta que punto que lo del canibalismo con las marchas que estamos agarrando puessss…. hasta lo podriamos volver a ver, en todo caso cuidate y con la mínima me llamas para socorrerte pues tu sabes bien que las ancas ya las sirven en algunos restaurantes, bueno cielo, te deseo un dulce sueño y un bello amanecer, un beso, … (Alexis)

  2. FEDERICO dijo:

    GRACIAS, por ser como eres. Comparto tus inquietudes y celebro las cada vez más claras y valientes exposiciones de los temas de mayor interés. Para el tema, profundamente triste para mí, evoco las sabias palabras de EINSTEIN: tenemos la capacidad, pero no la voluntad de resolver los graves problemas que nos afectan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s