HASTA QUE LOS PAPELES O LA EMBAJADA NOS SEPARE

Las leyes de extranjería y la proliferación de matrimonios por conveniencia están provocando serios perjuicios a los que se unieron por amor. La desconfianza prima en la administración pública que mira con recelo las uniones interculturales.

Lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre. Con esta frase concluye la liturgia del matrimonio pero no siempre es así, sobre todo cuando el hombre se convierte en una embajada. Es el caso de Juan José  y Sandra. Él es ilicitano y ella es colombiana, y como muchas otras parejas, de los tiempos que corren, se conocieron a través de Internet. Tras madurar su relación, en el ciberespacio, decidieron contraer matrimonio en noviembre del año pasado y lo que tenía que ser una luna de miel acabo por convertirse en una luna de hiel. La odisea comenzó cuando acudieron a la embajada española en Colombia para registrar su unión. Comenzaba así un calvario de trabas administrativas con largas fechas de espera y con una constante: la desconfianza de la administración. La primera prueba, un test con decenas de preguntas para contrastar si realmente son pareja; luego las entrevistas personales, con modalidad conjunta o individual, para desnaturalizar más aún si cabe su unión; y cada paso a largo plazo, porque según Juan José, “lo que antes se hacía en dos días ahora se hace en meses”. Mientras tanto viven separados porque ella no puede venir a España por el endurecimiento de la legislación que impone duras condiciones al visado. Además, mientras los pasos siguen su largo camino, él continúa siendo soltero en España y no sabe qué efectos tendrá esta situación sobre su personalidad jurídica. Lo que sí asegura saber, tras remitir un escrito a la comisión europea, es que se está vulnerando un derecho fundamental del viejo continente: el derecho a la familia.

El otro lado de la moneda ,es que cientos de nigerianos , para obtener una autorización de residencia en España acuden a organizaciones cuya misión es formar matrimonios de conveniencia, naturalmente.Los miembros de la organización captaban ciudadanos españoles dispuestos a casarse con otros de nacionalidad nigeriana en situación irregular en nuestro país, a cambio de una compensación económica.El cabecilla del grupo era el encargado de la documentación necesaria para celebrar la unión.

Los ciudadanos españoles eran acompañados por miembros de la organización en los trámites necesarios para conseguir la documentación , tanto en el Registro Civil como en las distintas parroquias donde debían expedirle las partidas de bautismo. Este cabecilla también se encargaba de falsificar los documentos que no fueran obtenidos por os contrayentes , llegando a falsificar partidas de bautismo o documentos de identificación, algunos con filiaciones obtenidas de documentos perdidos o robados.

La organización localizaba también la iglesia en las que el control de la documentación fuera menor y acompañaba a los contrayentes españoles a su primra entrevita con el párroco.

Ante esta serie de hechos quienes son los perjudicados? en primer lugar las parejas veraces que son sometidas a innumerables trabas y por otro lado el Estado, es decir: todos, llenando el territorio de personas que esperan un trabajo que les es de suma urgencia, pero que no es posible debido al desequilibrio entre oferta y demanda que actualmente padecemos.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s