GORA SAN FERMIN

Hola a todos, me permito publicar una carta que un buen amigo envió a los medios, he de decir que me siento solidarizada totalmente
 

Mirando el otro día en el periódico las fotografías de Daniel Jimeno y de Capuchino –ya para siempre unidos trágica e involuntariamente el uno con el otro- me fijé en esos ojos que ya no veían, en esas miradas vacías…, ya  para siempre.

Un halo de infinita, de palpable, de rotunda, de rabiosa tristeza envolvía las luctuosas escenas, congeladas ya para siempre en el papel y en el tiempo.

 

¡Ayer vibrantes vidas…, hoy tristes cenizas…!

 

Y preguntándome el porqué  de estas muertes, surgieron en mi mente imágenes de sacrificios a antiguos dioses paganos: sangrientos, crueles, lujuriosos, vengativos, zafios y beodos.

Y me pregunto, ¿acaso son eso: encubiertas, inútiles, camufladas, innecesarias, bárbaras, estúpidas, estériles inmolaciones a San Fermín?

Si hiciéramos el funesto recuento: ¿cuántos heridos por asta de toro de diferente gravedad, contusionados varios, pisoteados por personas o animales o por ambos, con la columna vertebral rota –ya para siempre en silla de ruedas-, cuántos muertos, cuánta sangre, cuánto dolor…?

¿Cuántos toros utilizados por bastardos intereses, humillados, incordiados, burlados, torturados y sacrificados cruelmente para nuestro disfrute y divertimento?

¡Que terrible, divino e inamovible designio que encadena fatal e inexorablemente: fiesta, sangre, sufrimiento, y muerte!

 

 

Mirando las fotografías de Daniel y Capuchino, reflexiono sobre nuestra Fiesta Nacional y me doy cuenta de que realmente es un decorado magnífico: la plaza, redonda, a la manera de los antiguos coliseos, con la perfección de todo lo que es circular, con el ruedo de fragante madera y el albero de arena dorada; y cuenta con una puesta en escena espectacular: sol, vivos colores, una emotiva motivadora y electrizante música de marchas y pasodobles, trajes de luces –¡nada menos que, de luces!-, vino -divino regalo de un dios-, alegría radiante y contagiosa, mujeres guapas y hombres valerosos.

Todos estos elementos conforman una estética adictiva y  engatusadora, una liturgia –oficiada por un idolatrado “maestro”- que emociona, extasía, aúna y arrebata a los fieles, pero también a muchos gentiles.

Pero detrás del decorado, la tramoya nos desvela que existe además otra realidad: primitivismo cavernario, sufrimiento y tortura animal, exaltación de la violencia, crueldad y sadismo, excesos etílicos –y de otra índole-, sangre, muerte y finalmente vacío sinrazón y tristeza.

Igual que en las fiestas de muchos –cada vez más- pueblos de nuestra querida España, de nuestra querida “piel de toro”.

 

 

Mirando el otro día esas fotos, vi: la foto de un inocente, el toro; y la foto de un responsable, Daniel –estaba allí porque quiso y así lo decidió-; pero en esta tragedia me faltaba un personaje, el culpable, faltaba la foto del culpable y ¡de repente, para mi asombro, ante mis ojos apareció una foto, en la que estaba…yo, junto a…todos ustedes…!

Sí, creo que todos tenemos nuestra porción de responsabilidad; somos culpables en mayor o menor medida: los ejecutores –les llaman muy acertadamente “matadores”-, otros actores principales y secundarios, los aficionados, los espectadores y demás público en general, los que se lucran, pero también los consentidores silenciosos y los tibios opositores.

No obstante, de toda esta grey,  aquellos que considero acreedores de una culpa especialmente repugnante son los que se aprovechan para mercadear, y los que desde la cómoda seguridad de sus asientos y parapetos animan y jalean el cotarro.

 

¡Siento vergüenza por mí y por ellos!

 

 

Pero basta ya, dejémonos de análisis que a nada conducen, de culpables y zarandajas, de muermos y sutilezas, que la fiesta -¿el espectáculo?- debe continuar, aunque se produzcan como dijo aquel otro: “pequeños e inevitables daños colaterales”.

 

¡Así que nada, ánimo y al toro –nunca mejor dicho-, y adelante, que el pueblo debe entretenerse, y de paso aplacaremos así mismo la ira de los dioses…, del dios Mercurio también!

 

 

¡Gora San Fermín!   

 

 

Ricardo Andréu Ibáñez

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a GORA SAN FERMIN

  1. Angela dijo:

    aplauso total durante diez minutos al menos…. Magnífica reflexión. Gracias. Deberí publicarse en todos los periódicos del territorio . Lo comparto totalmente

  2. mitomi dijo:

    mado digo lo mismo que angelamagnifica reflexion tambien la comparto totalmente besazos ahims ….inma….

  3. Mayson dijo:

    Y aún hay matadores que crucifican verbalmente a quienes son antitaurinos… como si serlo fuese la barbarie.Y se vanaglorian de su "arte" . Ya veríamos qué artistas son sin que el toro recibiese esos puyazos del picador, sin que esas banderillas desgarren sus músculos, ayudándole en el dolor girándole el cuerpo con los capotes.Estupenda crítica de Andreu.

  4. Una gota dijo:

    Efectivamente, se les acaba el cuerno, se les acaba el chollo. Pero hay tanto y tantos con los que "entendernos" todavía…, cuánto trabajo atrasado…uffffffffff

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s